cuidados para la tercera edad

Los cuidados más importantes para las personas de la tercera edad

La mayoría de personas tienen a un miembro de la tercera edad en sus vidas, ya sea un familiar, un amigo o alguien de quien cuidamos por trabajo.

Es importante recordar siempre que son personas y que, como tal, tienen ciertas necesidades básicas que han de ser completadas.

La mayoría de gente sabe que la vejez tiene una serie de efectos físicos y psicológicos muy marcados sobre la mayoría de personas que entran a ella.

Algunos de estos efectos pueden ser sentimientos de soledad, de vergüenza por tener que ser cuidados por otras personas o incluso de profunda depresión.

Aunque se puede trabajar personalmente y en familia para solucionar estos problemas, lo ideal es que la mayoría de personas de la tercera edad hagan visitas a psicologos Murcia de forma cíclica para entender mejor qué les pasa y por qué se sienten así.

Hay que entender que la tercera edad viene con ciertos patrones, como el orgullo, que en muchos de estos casos dificultan la iniciativa de cambiar sus costumbres para mejor; ya sea romper su rutina para comenzar a comer diferente, empezar a visitar a un psicoterapeuta o simplemente pedir que se instale una mejor infraestructura en su hogar o edificio para facilitarles el día a día.

Los ancianos necesitan ayuda a la hora de tener estas cosas en mente, pues muchas veces ellos ni siquiera se las plantean.

A continuación, se profundizará en los diferentes efectos negativos que tiene la vejez sobre el cuerpo y la mente de las personas, y sobre cómo ayudar a nuestros ancianos a vivir vidas dignas y plenas.

La importancia de una buena infraestructura

Una buena práctica a la hora de ponerse en el lugar de una persona de la tercera edad es plantearse cómo funciona el día a día con sus dolencias o limitaciones.

Una persona que sufre de artrosis muy avanzada en las rodillas, por ejemplo, probablemente tenga que aguantar tremendos dolores al intentar subir o bajar escaleras. Si ésta persona vive en una casa de dos pisos, o si en su edificio no hay ascensor, ya tenemos la receta perfecta para un día lleno de dolor y frustración.

El funcionamiento de un salvaescaleras consiste en una plataforma o silla que se encuentra conectada a un rail paralelo a las escaleras. Mediante un motor eléctrico, la silla sube toda la envergadura de las escaleras llevando a un pasajero.

Esta clase de infraestructuras puede significar una mejora fundamental de la calidad de vida, tanto para personas en la tercera edad como para discapacitados físicos.

Mediante un mecanismo muy sencillo se ahorran muchos minutos e incluso horas de sufrimiento diario, pero es que además se le otorga una muy necesitada autonomía a estas personas.

Otra infraestructura importante para darles paz mental a los ancianos y a los familiares por igual es la contratación de un servicio de asistencia domiciliaria Barcelona. Este servicio consiste en la introducción de uno o varios cuidadores que se encarguen de ayudar a aquellos ancianos más dependientes.

Las personas que trabajan como cuidadores cuentan con una muy dilatada experiencia en el sector, y lejos de ser asignadas al azar, tendrán lugar varias jornadas de entrevistas personales para que se pueda formar un vínculo de confianza entre el cuidador y la persona cuidada.

Se acabó el mal comer

Este es un factor en el que nos tenemos que plantar como cuidadores.

Con la llegada de la vejez, el sistema digestivo deja de funcionar de la misma forma ni con la misma eficacia, dificultando mucho la digestión de comidas pesadas.

Por si fuera poco, los ancianos son el sector de la población que más medicamentos consume y esto tiene un efecto directo y destructivo sobre la flora intestinal.

Lo mejor que se le puede ofrecer a la alimentación de un anciano, junto con una dieta equilibrada y no muy pesada, es el consumo de probióticos. Estos probióticos son colonias de bacterias beneficiosas para el sistema digestivo que ayudan a la correcta descomposición de la comida en el intestino.

Es importante entender que los probióticos se pueden encontrar en alimentos cotidianos que estén fermentados, como el yogurt o la kombucha, pero nunca los vamos a encontrar en tanta concentración ni tan bien catalogados como si compramos los probioticos en la farmacia Soler.

Los probióticos pueden ser la diferencia entre una vida marcada por la acidez de estómago y la mala digestión y una en la que estas dolencias sean cosa del pasado.

Add comment