Los aterradores mensajes internos de los empleados de Boeing publicados en la investigación del 737 Max

«¿Pondrías a tu familia en un avión entrenado en el simulador Max? No lo haría.

Los empleados de Boeing discutieron los problemas con el 737 Max en chats y correos electrónicos que la compañía calificó como «completamente inaceptables» en un comunicado publicado hoy. «¿Pondrías a tu familia en un avión entrenado con el simulador Max? No lo haría», le dijo un empleado a otro en un chat en febrero de 2018, según documentos obtenidos por The Verge y originalmente reportados por The New York Times. «No», respondió la otra persona.

«Todavía no he sido perdonado por Dios por el encubrimiento que hice el año pasado,» dijo un empleado de Boeing en una conversación diferente en el 2018, según los documentos. El empleado parece estar refiriéndose a las interacciones con la Administración Federal de Aviación.

Los mensajes redactados provienen de los documentos que Boeing envió al Congreso en diciembre, los cuales pueden leerse en tres colecciones aquí, aquí y aquí. Los mensajes muestran cómo Boeing trató de reducir la cantidad de entrenamiento en simulador requerida por la FAA para certificar a los pilotos del 737 Max. Estos esfuerzos, en última instancia, dejaron a los pilotos sin preparación para lidiar con la falla fatal que derribó dos aviones 737 Max en cinco meses, matando a 346 personas.

«INCREÍBLEMENTE CONDENATORIO»

Las comunicaciones «plantean preguntas sobre las interacciones de Boeing con la FAA en relación con el proceso de calificación del simulador», dijo Boeing en su declaración.

«La FAA revisó los documentos más recientes relacionados con el 737 MAX presentados por Boeing con el propósito de identificar cualquier implicación de seguridad», dijo la agencia en una declaración a The Verge. «Nuestros expertos determinaron que nada en la presentación apuntaba a ningún riesgo de seguridad que no se hubiera identificado ya como parte de la revisión en curso de las modificaciones propuestas para la aeronave».

Las charlas y los correos electrónicos publicados por Boeing son «increíblemente condenatorios», dijo el representante Peter DeFazio, demócrata de Oregón que preside la Comisión de Transporte e Infraestructura de la Cámara de Representantes, en un comunicado. «Las disculpas de Boeing no son suficientes después de estos sorprendentes y espantosos correos electrónicos», dijo el senador Richard Blumenthal, demócrata de Connecticut, en un tweet. «La acción y la rendición de cuentas son necesarias desde hace mucho tiempo».

El Boeing 737 Max fue la más reciente actualización del 737, un avión que ha estado volando por tanto tiempo que aerolíneas enteras han construido sus negocios en él. No tener que volver a entrenar a los pilotos del 737 NG para pasar al 737 Max fue un punto de venta particular para el avión: el tiempo en el aula y el tiempo en el simulador son costosos. El desarrollo del 737 Max era particularmente urgente, ya que el principal rival de Boeing, Airbus, había desarrollado el A320neo, que era considerablemente más eficiente en cuanto al combustible que el Boeing 737 NG. Pero debido a que Boeing puso el 737 Max en servicio, los pilotos no fueron entrenados adecuadamente – o incluso no se les informó – de un software que condenó a los dos vuelos fatales.

Los documentos recién publicados ilustran lo enérgico que fue Boeing en la venta de esta idea internamente, y a sus clientes. «Quiero subrayar la importancia de mantener firme que no habrá ningún tipo de entrenamiento en simulador requerido para la transición de NG a MAX», dijo el jefe de pilotos técnicos del programa 737, cuyo nombre está redactado, en un correo electrónico de 2017. «Iremos cara a cara con cualquier regulador que intente hacer de eso un requisito». Si un cliente quería entrenamiento interno, este empleado escribió que el entrenamiento adicional «debería ser limitado».

Una serie particular de correos electrónicos de junio de 2017 entre el jefe de pilotos técnicos y una aerolínea no revelada muestra lo agresiva que fue la compañía al tratar de limitar la cantidad de trabajo de simulación. «No hay absolutamente ninguna razón para exigir a sus pilotos que requieran un simulador MAX para comenzar a volar el MAX», escribió el jefe de pilotos técnicos a la aerolínea. «Boeing no entiende lo que se gana con una sesión de 3 horas de simulador».

«¡PARECE QUE MI TRUCO MENTAL JEDI FUNCIONÓ DE NUEVO! ESTOS NO SON LOS DROIDES QUE ESTÁS BUSCANDO…»

Los correos electrónicos de junio de 2017 muestran los continuos intentos del jefe de pilotos técnicos por convencer a esta aerolínea de que la formación con simulación no era necesaria. Cuando la aerolínea finalmente cedió, el jefe de pilotos técnicos envió un correo electrónico a otro empleado de Boeing no identificado y dijo: «¡Parece que mi truco mental jedi [sic] funcionó de nuevo! Estos no son los droides que estás buscando…».

«Jaja, te enviaré a negociar la pieza [sic] en el próximo Oriente Medio», respondió el empleado de Boeing. «Va a mostrar lo que un poco de información precisa puede hacer para que un operador se incline en la dirección correcta…»

Aunque el esfuerzo de Boeing para reducir la cantidad de entrenamiento con simulación fue finalmente exitoso, no todos los empleados estaban a bordo con la idea, de acuerdo con los documentos recién divulgados. «No estoy seguro de si volveré en abril dado esto – no estoy mintiendo a la FAA. Dejaré eso a las personas que no tienen integridad», escribió un empleado en un chat a otro en marzo de 2018. «Me sorprendería que la FAA pasara esta mierda», leyó otro mensaje entre los empleados en mayo.

Hace apenas dos días, Boeing invirtió el curso y anunció que empezará a recomendar el entrenamiento con simuladores para el 737 Max en anticipación al regreso del avión al vuelo. No se sabe exactamente cuándo se producirá ese regreso; la compañía detuvo indefinidamente la producción del avión en enero, y la FAA todavía no lo ha certificado para que vuelva a volar.

A finales del mes pasado, un alto ejecutivo de Boeing dijo al Seattle Times que los documentos que contenían mensajes del piloto técnico principal del 737 Max podrían seguir generando mala prensa para Boeing. Ahora podemos ver por qué.