poemas del modernismo

Los poemas del modernismo

A finales del siglo XIX e inicios del siglo XX, surgió una nueva corriente literaria, que buscaba cuidar específicamente la sonoridad de la lengua, buscando mostrar una expresión realmente refinada. Esto permitió que se introdujeran nuevas culturas, especialmente la francesa, en la creación de nuevas obras literarias.

Otros críticos literarios, definen el modernismo como la crisis de las letras y del espíritu. El modernismo estuvo caracterizado por el rechazo a la realidad cotidiana, por lo cual se solía decir que los autores de las mayores obras literarias de la época, navegaban en mundos totalmente distintos de la realidad, describiendo ambientes exóticos y lejanos en su poesía.

Algo que en el modernismo era bastante común, era que las obras literarias alternaran entre la vitalidad y la melancolía. Por lo cual también se caracteriza a esta corriente con una ambigua rebeldía creativa.

No faltó la mitología y sensualismo durante el desarrollo de esta corriente literaria. Además, la métrica castellana se adaptó a la latina. Movido a que este movimiento es hispanoamericano, los escritores buscaban hacer resaltar lo nacional sobre lo extranjero.

Aparecen mayormente versos alejandrinos, dodecasílabos y eneasílabos.

Por otra parte, la búsqueda de la soledad y el rechazo de la sociedad fueron uno de los temas fuertes del modernismo. Esto, ya que se considera que en tema, estuvo bastante ligado al romanticismo, mostrando así un profundo fastidio por la vida, ligado con tristeza, melancolía y angustia. Aparece un uso muy culto y formal del lenguaje.

Además, se hace presente la devoción por París, además de muchos temas hispanos, mayormente indígenas, pero en su defensa.

Por último, se hizo notar que los poemas modernistas, mostraban escapismo, buscaban siempre evadir la realidad, el tiempo y el espacio.

Poetas Modernistas

Entre los principales escritores modernistas resaltaron:

  • Enrique Larreta
  • Leopoldo Lugones
  • José Asunción Silva
  • Guillermo Valencia Castillo
  • Carlos Pezoa Véliz
  • José Martí
  • Manuel de Jesús Galván
  • Eduardo Marquina
  • Salvador Rueda
  • Rómulo Gallegos
  • Manuel Díaz Rodríguez
  • Rufino Blanco Fombona

Pese a la larga lista de escritores modernistas, solo Rubén Darío es considerado el más grande exponente de este movimiento, causando este la mayor repercusión conocida, en toda la literatura española.

Es importante además resaltar que el término modernismo surge a raíz del espíritu nuevo que, según Ricardo Palma, ofrecían los escritores de la talla de Rubén Darío en la época.

El término “modernismo” 

El término de “modernismo” fue sado de manera despectiva, siendo este usado también para referirse a una generación que también se consideró decadente, amanerados y extranjerizantes.

El modernismo fue dividido en tres momentos, su comienzo, su culminación, y su continuación. En la iniciación José Martí y Manuel Gutiérrez, empiezan el movimiento actualizando la lengua, normalmente en prosa, aunque también se actualizo en el verso. En 1888, tras la publicación del libro “Azul” de Rubén Darío, se dio por culminado el movimiento, pero años más tarde, surgió lo que se denominó la segunda generación de modernistas.

Poemas del Modernismo

Entre los más resaltantes poemas del modernismo encontramos, primordialmente, los de Rubén Darío: 

  • “Y te busqué por pueblos”
  • “Caupolicán”
  •  “Lo Fatal”.

Aunque también son conocidos poemas de otros autores, y escritores del modernismo, como:

  • “Recuerdo Infantil”
  • “Yo voy soñando caminos”
  • “Espinelas” 
  • “Hermana, hazme llorar”
  • “Amo, amas”
  • “Cuando llegues a amar”
  • “Serpentina”.

Otros poemas, quizás no con tanta popularidad, pero que también fueron escritos bajo el desarrollo de esta corriente, fueron:

  • “Escamoteo”
  • “Melancolía”
  • “Mi secreto”
  • “Ónix”
  • “La nube”
  • “Verso sutil que pasa o se posa”
  • “Está bien”
  • “Mudanza”
  • “Mi Reyecillo”
  • “La manzanilla”
  • “Abdala, escena segunda”
  • “Cantares”, “Cintas de sol”
  • “Dolientes Madrigales” 
  • “Yo soy un hombre sincero”.

Un tema que ocasionó debate fue la óptica con la que presenta los distintos escenarios de la vida el modernismo. Por ejemplo, en el amor, presenta un amor idealista, pero que dista del presentado por el romanticismo. 

Además, se aprecia el deseo de perfección, y de buscar la armonía en un mundo inarmónico. Incluso se considera que la literatura de la época, era un deseo incesante de hallar el rol del hombre dentro del mundo en desarrollo en el que vivía.

Se considera que todo lo que señalaba cierto cosmopolitismo, representaba un atractivo para los escritores de la época. En su afán por buscar la soledad, y su mundo idealista, se aprecia un rechazo por la sociedad, y sus convenciones. En medio de este aislamiento, busca el poeta modernista siempre buscaba su consuelo en su amor idealizado, y la encarnación de este, que se consideraba, era la mujer.

Contexto histórico del Modernismo

Tras el análisis del contexto en el cual surge el modernismo, resulta importante destacar que este nace, en medio de un estallido y grandes revueltas en toda Europa.

Esto, en medio del desarrollo de la primera guerra mundial. Para España, fue el año de la pérdida de las últimas colonias, tras ser derrotado por los Estados Unidos, en el 98.

De aquí, nace el gran uso de las figuras literarias en los poemas y poesías. Todos los escritores modernistas muestran en sus escritos gran carga de metáforas, alegorías, paralelismo, y sinestesia.