frases del Principito

Las frases de El Principito

Si hay un libro que, con cada oración, cada frase, transmite una enseñanza, una chispa de motivación es, sin duda, El Principito.

Este libro, publicado en 1943, y escrito por Antoine de Saint-Exupéry, narra la historia de un aviador que, en su infancia, renunció a sus sueños de ser pintor debido a la escasa imaginación de los adultos.

Cuando este era un niño, realizó un dibujo muy curioso en el que una serpiente, específicamente una Boa Constrictor, se comía a un elefante. El pequeño lo halló muy divertido, y corrió a enseñarselo a los adultos para preguntarles si les daba miedo, a lo cual estos le cuestionaron por qué debían tener miedo de un sombrero. Esto lo desilusionó, pues no eran capaces de ver más allá.

Tras esta experiencia, se dedicó a ser un aviador, alejado de las personas. Su vida era tranquila, hasta que un día, escuchó que alguien le solicitaba un dibujo, específicamente de unas ovejas. Cuando este se giró para ver a la persona, vio a un principito. Inmediatamente le dibujó unas ovejas, pero éste las rechazó, le dibujó su peculiar dibujo de niño, y también lo rechazó alegando que no desea ver serpientes ni elefantes.

El aviador, al darse cuenta que el principito había reconocido su dibujo, procedió a dibujarle una caja con pequeños agujeros, y dentro de esta, una oveja. Esto le encantó al principito, y de ese modo, empieza la historia.

El libro narra las aventuras del principito, sus viajes, aprendizajes a través de diferentes mundos. Además, tiene como propósito enseñarles a las personas algunas reflexiones y mensajes, siendo uno de ellos, que lo más maravilloso del mundo yace dentro de todos y cada uno de nosotros. Nos anima a descubrirlo, en un viaje de autoconocimiento, y cargado de positivismo, así como sabiduría.

Como hemos mencionado al principio, este libro cuenta con muchas frases que son una maravilla, con muchas enseñanzas y reflexiones para los lectores. A continuación, haremos un repaso de algunas de ellas.

frases del Principito

Frases de El Principito

  • Es una locura odiar a todas las rosas sólo porque una te pinchó. Renunciar a todos tus sueños sólo porque uno de ellos no se cumplió.

Esta es una de las más populares, y las cuales las personas utilizan como mantra. Esta nos pretende hacer entender que, si un amor falla, si un sueño no se cumple, si algo sale mal, no tenemos que echarnos a morir y pensar que nada nunca nos saldrá bien. Esto es un error, pues cada día es una oportunidad nueva de hacer que todo mejore.

  • Caminando en línea recta no puede uno llegar muy lejos.

Desde mi punto de vista, esta frase se refiere a que, en la vida, llegan más lejos aquellos que se atreven a pensar de forma diferente, que usan su creatividad, que dejan salir su imaginación. Esa es la verdadera inteligencia, y la verdadera forma de lograr nuestras metas: pensando fuera de molde.

  • He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: solo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible a los ojos.

Esta frase no necesita explicación, ya que ella misma lo dice. Las cosas maravillosas de la vida no son superficiales, sino las que no podemos ver, pero sí sentir: el amor, la alegría, la felicidad, etc.

  • No era más que un zorro semejante a cien mil otros. Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo.

Aquel lazo que compartimos con las personas, que los vuelve cercano a nosotros, es lo que nos hace verlos diferente. Es cierto que hay miles de mujeres en el mundo, pero ninguna como tu madre, por ejemplo.

  • Uno se expone a llorar un poco, si se ha dejado domesticar…

Cuando le abres las puertas de tu vida, de tu corazón a una persona, expones la vulnerabilidad de tu ser, y te arriesgas a que esa persona te haga daño, y lo sentirás muy fuerte. Solo a quien se quiere puede hacernos daño.

  • Es mucho más difícil juzgarse a sí mismo que juzgar a los demás. Si logras juzgarte bien a ti mismo eres un verdadero sabio.

Qué fácil es hallar los errores en las acciones de los demás, ¿Verdad? Qué sencillo es criticar a los demás, pero lo verdaderamente difícil, y que, de lograrse, es señal de sabiduría, es aprender a mirar dentro de nosotros, de reconocer nuestras fallas, nuestros errores. No se trata de ver en los demás y señalar lo que hacen mal. Se trata de crecer lo suficiente como para reconocer nuestros errores.

  • Será necesario que soporte dos o tres orugas, si quiero conocer las mariposas.

Si deseas alcanzar o lograr eso tan importante para ti, es necesario que, en el camino, soportes muchas tormentas, muchos altibajos. Si deseas llegar muy alto, tendrás que caer muy bajo primero.

Estas son algunas de las frases más memorables, y sus interpretaciones. Sin embargo, es importante mencionar que, lo que yo he interpretado puede ser muy diferente a lo que tú entiendas al leerlo. Y es allí donde está lo mágico, que cada uno tiene su propio concepto y juicio.

Add comment