Catalina la grande

El legado de Catalina La Grande

Recientemente, con la revolución de las series on-, se ha retomado el interés por representar la historia de importantes personajes que dejaron un legado para la posteridad. 

Este es el caso de Catalina La Grande, recientemente se ha estrenado una serie que trata acerca de su vida. Su legado sigue estando salpicado por la controversia, ya que alrededor de su persona se cuentan una gran cantidad de anécdotas

La primera mujer en gobernar Rusia 

Catalina La Grande gobernó Rusia desde el año 1762 hasta su muerte en el año 1796. Es reconocida como una importante mujer regente de una nación, durante una etapa de la historia de la humanidad en donde precisamente una mujer tenía todo en contra. Ha sido acusada de ser una traidora, amante y también una asesina.

Si realmente ella planificó el asesinato de su esposo, o simplemente fueron rumores infundados, nunca se pudo comprobar. Empero, a pesar de este hecho no impidió que Catalina consiguió forjarse una fama de mujer imponente, una emperatriz poderosa que buscó modernizar y occidentalizar a Rusia. 

Bajo su poder se reformó la burocracia cambiando las leyes. Además, favoreció la tolerancia religiosa y sobre todo destaca su búsqueda de permitir que las mujeres accediese a la educación. 

Catalina la grande

Infancia y matrimonio 

Catalina La Grande nace en Prusia en el año 1729. Su padre fue un príncipe que se encontraba en situación de pobreza. Su única carta bajo la manga era su sangre real, la cual le permitió tener la oportunidad cuando tenía 15 años de acceder por invitación de la zarina Elizabeth a encontrarse con el heredero al trono de Rusia llamado Peter. 

Esta unión estuvo marcada por la falta de cariño entre ambos adolescentes, pero esto no impidió que Catalina supiese aprovechar esta oportunidad. Ella lo hizo congraciandose con su nueva y poderosa familia al adoptar la cultura rusa y también al aprender a hablar fluidamente el ruso. 

Ella es bautizada con el nombre de Sophie von Anhalt-Zerbst. Sin embargo, en el año de 1745 decide cambiarse a Catherine y se convierte a la religión ortodoxa rusa. A pesar del fracaso del matrimonio entre Peter y Catherine, la monarca supo usar sabiamente sus primeros años dentro de la corte a pesar de pasar mucho tiempo separado de su esposo. 

Por mucho tiempo, se supuso que este matrimonio nunca fue consumado. Cuando en el año de 1754 nace el primer niño llamado Paul, generalmente la opinión pública señalaba como padre al amante de Catherine llamado Sergius Saltykov

Sin embargo, al ser una figura que sabía cómo manejarse en el poder, se sabe que actualmente estos rumores fueron creados por la misma Catherine para desacreditar a su esposo. 

Una controvertida llegada al poder  

Algo que caracterizó a este matrimonio es que Peter no era quien tomaba las decisiones. Este monarca se caracterizó por dedicarse a sus pasatiempos. Esto permitió que Catalina La Grande pudiese tomar decisiones estratégicas que permitieron ganarse la confianza de sus enemigos. 

Su inteligencia fue sin duda su mayor virtud al momento de crear relaciones políticas. Finalmente, harta de su situación matrimonial decide divorciarse de su esposo y además derrocó a Peter después de seis meses de asumir el trono.

Cuando la zarina Elizabeth fallece en enero de 1792, su hijo pasa a ser el zar con el nombre de Peter III. Su impopularidad con el pueblo y su obsesión por Prusia hicieron que no tuviera aceptación a pesar de poseer el respaldo del rey Federico de II Prusia. 

Catalina La Grande con la ayuda del teniente Grigori Orlov orquestó el golpe que ayudaría a que ocupará el trono para lo cual se planificó crear descontento entre los militares y las personas más poderosas de la corte. Finalmente, unos días después de su derrocamiento Peter es encontrado muerto aparentemente de forma accidental según lo describió la misma Catalina.