Cuál es la clasificación de los valores

Todo ser humano es un ser lleno de virtud, algunas impuestas, y otras que acompañan a la autenticidad de cada persona. Esas virtudes son las que garantizan una mejor convivencia en la sociedad. Al conjunto de esas cualidades positivas que reúne una persona, se le da el nombre de valores.

En medio de una decadente generación, los valores humanos juegan un papel primordial ya que, estos son los únicos garantes del bienestar común, y solo a través del correcto desarrollo de estos, garantizamos un ambiente sano y llevadero.

Mucho más allá de una creencia religiosa, o de una inclinación sexual, o el pasado de cada persona, son los valores, nuestras virtudes lo que definen quiénes somos. No es lo que decimos, no es el título universitario que tenemos, ni siquiera el modelo de auto, o la marca de ropa que vestimos. Son nuestras acciones, nuestra calidad humana lo que define quiénes somos. Y son tantas formas en las que el humano, puede demostrar su humanidad, valga la redundancia, que nos hemos visto obligados a crear una clasificación de los valores.

Valores Universales

Todos hemos escuchado hablar de la extensa lista de las virtudes que conforman los valores universales, pero pocos nos hemos detenido en ella, a analizar cuales de estos valores ponemos en práctica en nuestro día a día, cuales debemos reforzar, o cuales debemos seguir empleando como hasta el momento.

Entre los valores universales tenemos:

  • Respeto: es la cualidad de valoración de sí mismo y de las otras personas. Esto incluye la valoración de la persona como tal, su tiempo, su espacio, su sabiduría, su forma de vida, y su forma de pensar.
  • Libertad: es la responsabilidad de todos usar nuestra libertad, de decidir, de pensar y de actuar, con responsabilidad para la sana convivencia en la sociedad. Es la autonomía que tiene cada individuo para decidir en cuanto a sus acciones y pensamientos.
  • Justicia: resulta doloroso hablar de justicia en la sociedad actual ya que, este es un término cada vez más tergiversado. Vivimos en una sociedad llena de injusticias, donde el de mayor poder, decide sobre lo que es justo y lo que no. La justicia es la capacidad de hacer siempre lo que es justo, en favor de quien sea, sin importar su procedencia.
  • Amor: el amor que sufre, que es bueno, que es bondadoso, que no es egoísta ni pendenciero, que soporta la prueba del tiempo, que todo lo puede. El amor, que nos hace mostrar la nobleza de nuestro corazón.

  • Solidaridad: el acto de ayudar, sin esperar recompensas. De hacer favores a otros, sin necesidad de recibir méritos o pagos algunos.
  • Paz: no la ausencia de problemas, sino la capacidad de entender que aun en medio de los problemas, pronto vendrán tiempos mejores. También se define como la ausencia de guerra.

¿Cómo se clasifican los valores?

La clasificación de los valores va muy arraigada a su naturaleza, por lo tanto, los valores pueden ser:

  • Políticos y sociales: son estos los que aseguran la sana convivencia en una sociedad. 
  • Económicos: son los que hacen que la persona pueda desarrollarse en el planeta a fin de poder subsistir.
  • Éticos y morales: son los propios e individuales de cada persona. Son estos valores los que le permiten hacer y buscar el bien.
  • Estéticos: hacen mención a la forma de ver las cosas, en la apreciación de la belleza.

En base a esta clasificación, podemos afirmar que los valores son los garantes del correcto desarrollo de una sociedad en todos los niveles posibles.

Una persona con una autoestima saludable, que no es movido por las circunstancias, sino por su naturaleza firme y forma de ser, conseguirá satisfacción en sus acciones, cuando estas son las correctos, no según su propia opinión, sino según el equilibrio social. Hoy por hoy, es cada vez mas complicado conseguir a personas impregnadas de moral y ética, con una vida intachable, e irreprochable.

En nosotros debe existir el deseo de ser diferentes. De marcar diferencia en medio de la generación que se está viviendo.

  • Perdón: para muchos, el perdón es un sentimiento, pero esto es un error. El perdón es una decisión. Tal cual como cuando nos dan un obsequio, nosotros decidimos si recibirlo o no. Así mismo es con la ofensa. Nosotros decidimos si la recibimos o no. En medio de una deteriorada sociedad, solo el perdón puede curar las heridas del alma.
  • Sinceridad: no tiene nada que ver con el dañar los sentimientos o emociones de los demás, simplemente porque se está siendo sincero. Es la capacidad de hablar frente con los demás, y poder expresar lo real que tenemos en nuestro corazón.
  • Comprensión: todos estamos propensos a cometer errores, a fallar, a equivocarnos, por lo cual debemos aprender a ponernos en el lugar del otro, y ver cómo se sienten las cosas desde esa posición. eso nos hará más humanos, y mejores personas.
  • Amor: que cubre multitud de errores. Cuando amamos, perdonamos, damos nuevas oportunidades, no juzgamos, no criticamos, no señalamos, no ofendemos, no dañamos. Cuando amamos, todo se hace más sencillo.

El problema está en que nos acostumbramos a que, si algo no sirve, simplemente lo tomamos y lo echamos a la basura. Pero no. Si algo aparentemente no sirve, tómalo, imprégnate de amor, compréndelo, acéptalo, ayúdalo, repáralo y verás como empieza a funcionar.

Se tu diferente, sé tú el motivo de inspiración para los demás. Ama, respeta, se solidario, responsable, puntual, paciente, optimista, agradecido, humilde, y verás cómo tu entorno cambia positivamente.

Add comment