Acometidas eléctricas en edificios

Acometidas eléctricas en edificios, fundamentales para que todo funcione bien

Antes de pulsar un interruptor y encender las luces de un espacio, hay un proceso largo y bastante complejo en determinados aspectos.

Llegar a casa o a un local, tocar un botón en la pared y ver cómo se encienden las luces es una acción tan cotidiana que apenas le damos importancia. Sin embargo, hasta llegar a este punto se ha desarrollado un proceso que comienza mucho antes, cuando se empieza a planificar el sistema eléctrico de las instalaciones. Mediante el mismo, hay que dar de alta el suministro eléctrico firmando un contrato y realizar una acometida eléctrica que se ajuste a las normas establecidas. Ahora hablaremos en profundidad sobre ello.

Qué son las acometidas

El término acometida no se limita solo a las instalaciones de electricidad, aunque a menudo se piensa en ellas cuando se oye hablar de las mismas, también hay acometidas de gas, comunicaciones, agua, etcétera.

No obstante, una acometida es una conexión que comunica la red general con la instalación de una vivienda, local o edificio de cualquier naturaleza. Es fundamental para que estas instalaciones funcionen, puesto que de no contar con una acometida, no se puede acceder al suministro de la red. Por ello, debe estar incluida en la planificación de cualquier obra para proceder a dar de alta el suministro.

Qué hace falta para una acometida

Lo primero que se necesita para hacer una acometida eléctrica es que el responsable del suministro lleve la corriente hasta el punto donde se encuentra el interruptor general. También será necesario que la instalación cuente con una toma de tierra por cada punto de instalación en el que se vaya a poner un contador.

Esta labor la debe realizar solo un profesional, ya que de lo contrario, podría haber problemas que causen incluso riesgos personales. Para evitarlo se necesita que una empresa de acometidas eléctricas realice un estudio en el que se especifiquen todos los elementos de la instalación, y después proceder a homologarla. Solo cuando se tenga un informe realizado por técnicos autorizados, se podrá proceder a dar de alta el suministro solicitado, sin el cual no se podrá tener electricidad, como es obvio.

Cuántos tipos de acometidas eléctricas hay

Existen dos formas de catalogar las acometidas de electricidad. Una de ellas es en función de la tensión que vaya a llevar, por ello se puede hablar de una instalación de alta, media o baja tensión, aunque cuando hablamos de electricidad para el usuario final solo se manejan las dos últimas.

Además, se puede clasificar la acometida en función de si llega por la parte superior del edificio, por ejemplo a través de una torre o un poste, o si es por debajo, mediante una canalización enterrada. Por ello hablamos de acometidas aéreas o subterráneas.

Teniendo en cuenta estos dos factores, podemos señalar que hay 4 tipos de acometidas diferentes, combinando la tensión y el tipo de instalación que pueda haber en la edificación a la que se vaya a conectar el suministro.

La gestión de acometidas más profesional

Hoy en día hay muchas empresas que están especializadas en gestion de acometidas, entre las que por supuesto, se encuentran las de instalaciones eléctricas. Centralizan en un solo lugar todos los pasos que se tienen que dar, desde la recogida de información para desarrollar el proyecto hasta la firma y presentación de los certificados, con lo que se agiliza al máximo el proceso, porque no tiene que irse de un lado para otro. Además, el riesgo de que haya un error se minimiza, ya que al hacerse todo en un mismo lugar, no hay peligro de que haya un malentendido o que la falta de algo pueda causar algún fallo.

Con un equipo de profesionales que llevan muchos años trabajando en el sector, las acometidas eléctricas no son ningún secreto. Y es la mejor manera de conseguir los mejores resultados y poder solicitar el alta del suministro con garantías, en poco tiempo y sin complicaciones.